¿Quieres saber si la factura de un cerrajero es cubierta por el seguro?

La respuesta a esta pregunta no es un tema fácil de discernir, puesto que en ciertas ocasiones, si tienes un seguro de vivienda contratado tu compañía cubrirá el gasto de cerrajería, pero en otras ocasiones no lo hará.

Entonces ¿Cuándo cubre el seguro esta factura?

Al momento de contratar la póliza debes verificar que el gasto de un servicio de cerrajería esté incluido, puesto que en algunas ocasiones no está estipulado en la misma, excluyendo cualquier oportunidad de cobertura.

Por otro lado, aun cuando este servicio esté estipulado en la póliza de seguro, sólo será cubierto en uno de los siguientes casos:

  • Si la llave está puesta en el interior de la cerradura y por esta razón no puedes acceder a casa.
  • Si has perdido tus llaves, o has sufrido algún robo, y por esto necesitas a un cerrajero para abrir tu puerta y reponer un par de llaves.
  • Si necesitas un cambio de cerradura porque alguien ha puesto, dentro de la misma, silicona que impide el uso de ésta.

En los casos anteriores podrás llamar sin preocupación alguna a tu cerrajero de confianza porque será el seguro el que cubra con los gastos, siempre que tengas este servicio contemplado en tu póliza.
Por otro lado, si sucede otro escenario, puedes consultar al seguro antes de decidir llamar a un cerrajero para que te ayude.

Casos en los que el seguro no se hace cargo de pagar una factura de cerrajería.

Como ya hemos visto antes, si tu contrato no contempla el pago de estos servicios, la compañía de seguros no pagará por los mismos.
Además, en caso de que la razón del problema no sea externa al asegurado y su responsabilidad, tampoco se hará cargo de pagar las facturas del cerrajero.

Un caso común es cuando debido a la falta de mantenimiento la cerradura deja de funcionar. En estas ocasiones el seguro no pagará la factura puesto que el problema es consecuencia directa de la negligencia del asegurado.

Además, cualquier gasto que se considere voluntario, como cambiar la cerradura para tener una de mejor calidad, o que acompañe mejor la estética de la vivienda, tampoco se podrá solicitar el reembolso a la aseguradora.

Descubre cómo puedes solicitar el pago de una factura de cerrajero a tu compañía de seguros.

Esto depende en gran medida de la compañía con la que tengas contratado tu seguro de hogar, pero en primer lugar debes llamar al seguro antes de proceder a contactar con un cerrajero, así sabrás con qué te encontrarás al momento de tener que afrontar el pago.

En algunas compañías debes llamar a los cerrajeros que están contratados por estas, ya que no cubrirán los gastos que vengan de otros cerrajeros. Ten en cuenta que cuando sea el seguro el que explícitamente debe enviar un cerrajero a tu casa, puede tardar hasta dos horas en aparecer un profesional a tu ayuda. Si estás apresurado, puedes llamar a un cerrajero de 24 horas, el cual llegará mucho más rápido y posteriormente enviar la factura a tu compañía, la cual decidirá si pagarla o no.

¿Llamar al seguro o a un cerrajero de 24 horas?

No son todas las compañías que permiten llamar a uno de estos cerrajeros, pero en algunas ocasiones, este servicio de urgencia es exactamente el que necesitamos. Además, los “cerrajeros” de las compañías de seguro suelen ser “manitas” que realizan trabajos de todo tipo, sin llegar a ser excelentes en un área específica.

Cuando llamas a un cerrajero de urgencia puedes tener un profesional a tu disposición en pocos minutos, mientras que al llamar al seguro podrás esperar hasta 3 horas por la ansiada ayuda. Además del tiempo de espera, al momento de realizar el trabajo estarás tranquilo de tener a un profesional de verdad realizándolo, cosa que además notarás porque el tiempo de ejecución del servicio será mucho menor.

Cambiar el tipo de trabajo hecho por el cerrajero

Muchas personas creen que pueden engañar al seguro haciendo esto, pero realmente, esto es un acto de fraude, el cual es completamente ilegal y puede tener graves consecuencias tanto para el asegurado como para el cerrajero.

Un profesional de verdad se negaría a esta tentación, pero algunos cerrajeros por motivos económicos decidirán proseguir con el fraude, lo cual les lleva a conservar un cliente. La decisión de plantear o aceptar dicho acto es completamente tuya, pero siempre es mejor obedecer la ley que arriesgarse a las consecuencias.