Nuestro Blog

¿Sabes cuál tipo de cerradura es más complicada de abrir?

En España es muy común el uso de cerraduras antiguas, las cuales cuentan con sistemas poco sofisticados, lo que facilita el trabajo de intrusos y criminales. Es importante tener cerraduras de alta calidad y por esto hablaremos de los distintos tipos de cerradura, haciendo énfasis en la dificultad de burlar su seguridad.

La cerradura ideal para proteger tu hogar.

Distintos expertos afirman que la mejor forma de mantener tu casa segura es mediante el uso de una cerradura que tenga sistema antibumping, y por supuesto, que sea reforzada. Hay diversas marcas que las producen, con un rango de precios bastante amplio, por lo que al momento de elegir la correcta deberías hacer una consulta con tu cerrajero de confianza.

No siempre la cerradura más costosa será la mejor para ti, así que tu presupuesto no debería ser un problema al momento de proteger tus pertenencias y a tu familia de posibles inconvenientes.

¿Las cerraduras con antibumping son impenetrables?

Lamentablemente no existe alguna cerradura que sea totalmente efectiva, sin embargo, estas cerraduras tienen el más alto índice de efectividad, haciendo que la mayoría de los hurtos intentados en hogares españoles que cuenten con este tipo de protección, terminen en un fracaso.

El verdadero propósito de la industria de la seguridad (en la cual se incluye la producción de cerraduras) es lograr que el trabajo del ladrón sea más difícil y que tome el mayor tiempo posible, para así frustrar los intentos de los criminales, o bien, evitar que intenten vencer el sistema de seguridad.

Entonces ¿Debería instalar estas cerraduras?

Debemos empezar por decir que la técnica de mayor uso entre ladrones en España para entrar a viviendas es el bumping, por lo cual contar con una cerradura que frustre los intentos de la mayoría de los ladrones es todo un beneficio. Cuando se trata de la seguridad de tus seres queridos y de tus pertenencias, es mejor no jugar con las probabilidades y apostar por lo seguro.

Por otro lado, siempre se puede mejorar la protección del hogar, con los escudos protectores que se pueden instalar en estas cerraduras se aumentan las posibilidades de frustrar los hurtos y robos en tu hogar. Estos artefactos no suelen ser caros, y harán tu cerradura muchísimo más segura.

¿Quieres más seguridad? ¡Sigue estos consejos!

Los expertos de seguridad y cerrajería del país suelen dar más consejos además de los previamente comentados. Suelen coincidir en que la utilización de puertas blindadas puede aumentar considerablemente la seguridad de tu hogar. Puesto que de esta manera se hace casi imposible romper la puerta como “plan b” de los ladrones.

Asimismo, ninguna medida de seguridad es relevante si no seguimos protocolos cuando estemos dentro y fuera del hogar. Es por esta razón que debes tener cerrada la puerta de tu vivienda en todo momento. Muchas personas no hacen esto porque piensan que les puede ser tedioso abrir y cerrar la puerta, pero al dejar la llave dentro de la cerradura por la parte interior se puede hacer tan fácil como al dejar su casa desprotegida.

Por último, debes recordar que la tecnología de las cerraduras avanza, y con este progreso, también suelen mejorar las técnicas de los ladrones. Es por esto, que cada par de años deberías cambiar de cerradura. Esta es la única manera de evitar que tu seguridad se vuelva obsoleta.

 

¿Quieres saber si la factura de un cerrajero es cubierta por el seguro?

La respuesta a esta pregunta no es un tema fácil de discernir, puesto que en ciertas ocasiones, si tienes un seguro de vivienda contratado tu compañía cubrirá el gasto de cerrajería, pero en otras ocasiones no lo hará.

Entonces ¿Cuándo cubre el seguro esta factura?

Al momento de contratar la póliza debes verificar que el gasto de un servicio de cerrajería esté incluido, puesto que en algunas ocasiones no está estipulado en la misma, excluyendo cualquier oportunidad de cobertura.

Por otro lado, aun cuando este servicio esté estipulado en la póliza de seguro, sólo será cubierto en uno de los siguientes casos:

  • Si la llave está puesta en el interior de la cerradura y por esta razón no puedes acceder a casa.
  • Si has perdido tus llaves, o has sufrido algún robo, y por esto necesitas a un cerrajero para abrir tu puerta y reponer un par de llaves.
  • Si necesitas un cambio de cerradura porque alguien ha puesto, dentro de la misma, silicona que impide el uso de ésta.

En los casos anteriores podrás llamar sin preocupación alguna a tu cerrajero de confianza porque será el seguro el que cubra con los gastos, siempre que tengas este servicio contemplado en tu póliza.
Por otro lado, si sucede otro escenario, puedes consultar al seguro antes de decidir llamar a un cerrajero para que te ayude.

Casos en los que el seguro no se hace cargo de pagar una factura de cerrajería.

Como ya hemos visto antes, si tu contrato no contempla el pago de estos servicios, la compañía de seguros no pagará por los mismos.
Además, en caso de que la razón del problema no sea externa al asegurado y su responsabilidad, tampoco se hará cargo de pagar las facturas del cerrajero.

Un caso común es cuando debido a la falta de mantenimiento la cerradura deja de funcionar. En estas ocasiones el seguro no pagará la factura puesto que el problema es consecuencia directa de la negligencia del asegurado.

Además, cualquier gasto que se considere voluntario, como cambiar la cerradura para tener una de mejor calidad, o que acompañe mejor la estética de la vivienda, tampoco se podrá solicitar el reembolso a la aseguradora.

Descubre cómo puedes solicitar el pago de una factura de cerrajero a tu compañía de seguros.

Esto depende en gran medida de la compañía con la que tengas contratado tu seguro de hogar, pero en primer lugar debes llamar al seguro antes de proceder a contactar con un cerrajero, así sabrás con qué te encontrarás al momento de tener que afrontar el pago.

En algunas compañías debes llamar a los cerrajeros que están contratados por estas, ya que no cubrirán los gastos que vengan de otros cerrajeros. Ten en cuenta que cuando sea el seguro el que explícitamente debe enviar un cerrajero a tu casa, puede tardar hasta dos horas en aparecer un profesional a tu ayuda. Si estás apresurado, puedes llamar a un cerrajero de 24 horas, el cual llegará mucho más rápido y posteriormente enviar la factura a tu compañía, la cual decidirá si pagarla o no.

¿Llamar al seguro o a un cerrajero de 24 horas?

No son todas las compañías que permiten llamar a uno de estos cerrajeros, pero en algunas ocasiones, este servicio de urgencia es exactamente el que necesitamos. Además, los “cerrajeros” de las compañías de seguro suelen ser “manitas” que realizan trabajos de todo tipo, sin llegar a ser excelentes en un área específica.

Cuando llamas a un cerrajero de urgencia puedes tener un profesional a tu disposición en pocos minutos, mientras que al llamar al seguro podrás esperar hasta 3 horas por la ansiada ayuda. Además del tiempo de espera, al momento de realizar el trabajo estarás tranquilo de tener a un profesional de verdad realizándolo, cosa que además notarás porque el tiempo de ejecución del servicio será mucho menor.

Cambiar el tipo de trabajo hecho por el cerrajero

Muchas personas creen que pueden engañar al seguro haciendo esto, pero realmente, esto es un acto de fraude, el cual es completamente ilegal y puede tener graves consecuencias tanto para el asegurado como para el cerrajero.

Un profesional de verdad se negaría a esta tentación, pero algunos cerrajeros por motivos económicos decidirán proseguir con el fraude, lo cual les lleva a conservar un cliente. La decisión de plantear o aceptar dicho acto es completamente tuya, pero siempre es mejor obedecer la ley que arriesgarse a las consecuencias.

 

¿Quieres abrir una cerradura con la llave dentro?

Es muy raro que esto suceda, pero cada tanto escuchamos a alguna persona decir que se quedó fuera de casa al cerrar la casa dejando una llave dentro de la cerradura en el lado interior de la puerta.

Para poder abrir una cerradura que tiene una llave dentro, pero del otro lado, será necesario ver, en primer lugar, qué tipo de cerradura estamos intentando abrir y es que la posibilidad de hacerlo no existe con algunos tipos de cerraduras.

¿Será mejor llamar a un cerrajero?

Este tipo de trabajos, suele ser muy sencillo para un cerrajero con años de experiencia, por lo que llamar al cerrajero puede ser la solución más rápida, viable y económica. Aunque tu instinto de manitas quiera relucir, deberías considerar la posibilidad de utilizar un servicio de cerrajería de 24 horas para resolver este problema.

Sin embargo, puedes asegurarte de que tendrás el mejor precio posible llamando a distintos cerrajeros antes de decidirte a contratar a alguno. Como hemos dicho antes, este es un trabajo sencillo para un buen cerrajero, así que no tendrías problema al elegir simplemente al que cobre menos por hacerlo.

Cómo abrir la cerradura en estos casos.

Si al final decides no gastar un par de euros en un cerrajero puedes intentar abrir la cerradura independientemente. Sin embargo, en el caso remotamente posible de que la puerta esté bien cerrada, deberías descartar esta posibilidad de inmediato, porque el truco que compartiremos no funcionará.

El primer paso es encontrar una botella de CocaCola o alguna bebida similar, cortarla por la mitad para tener una hoja de plástico, la cual se usará para introducirla en el espacio entre la puerta y el marco de la puerta. Al hacer esto tienes que saber que existe una altísima posibilidad de estropear el marco. Recuerda proceder con cuidado porque el plástico podría estar filoso.

Ve bajando la hoja de plástico hasta que llegues a toca el pequeño pedazo de metal que utiliza la cerradura para mantener la puerta cerrada sin mayor seguridad. Al llegar a este punto harás un movimiento de sierra persistentemente. Verás que la puerta se mueve, y esta es una señal positiva porque significa que estás haciendo el movimiento de manera correcta. Luego de un tiempo repitiendo esta acción lograrás que la puerta se abra finalmente.

En ciertas ocasiones, puedes llenar de agua con jabón tu lámina de plástico, esto permitirá que sea más escurridizo, y puedas hacer este movimiento de manera sencilla.

Pese a lo que pueda parecer, esta forma de abrir una cerradura es bastante lenta, y nada fácil de conseguir. Te podrá tomar horas de esfuerzo y frustración abrir tu puerta de esta manera, por lo que si llegar a un punto de desespero, lo mejor es que llames a un cerrajero antes de entrar en un horario extraordinario.